Nuevos iPhones y Apple Watch

Nuevos iPhones y Apple Watch

Apple-keynote-Tim-Cook-September-event-09122018.jpg

Llega Septiembre y con él una nueva colección de dispositivos de Apple

Como cada Septiembre Apple presentó la versión más reciente de sus dispositivos insignia, y este año fue el Apple Watch quien se llevó las palmas por sus nueva funcionalidades.

Apple Watch

apple-watch-series4_watch-front-training_09122018.jpg

Aún dista de ser un dispositivo independiente y que puede cumplir con nuestras necesidades de comunicación, pero cada vez se acerca más a ello.

Si le hubieramos preguntado a Apple hace apenas 4 años cual era la finalidad del Apple Watch, Apple alegremente habría respondido que el Apple Watch era el dispositivo único en nuestras vidas y que estaba enfocado a todas las actividades. Si volvieramos a hacer esa pregunta en etos días obtendríamos una respuesta diametralmente opuesta. Y es que el Apple Watch finalmente encontró su mercado, al día de hoy es un dispositivo enfocado primordialmente en la salud, con un fuerte soporte para actividades físicas y que cuenta adicionalmente con opciones para la comunicación. Atrás quedaron los días en que podíamos mandarle nuestro pulso a alguien más, o en que el dispositivo necesitaba encontrarse a menos de 10 metros de un iPhone para tener un mínimo de utilidad. Aún dista de ser un dispositivo independiente y que puede cumplir con nuestras necesidades de comunicación, pero cada vez se acerca más a ello.

En esta ocasión el dispoditivo sufrió de su primera actualización visual, aumentando sus dimensiones un 30% y ampliando el epacio y resolución utilizable en su pantalla. Adicionalmente se mejoró la precisión y la forma en que el dispositivo mide la frecuencia cardiaca, adicionando de esta manera lo que Apple llama un “electrocardiograma”, y si bien el nombre suena a un conocido término médico. La funcionalidad no debe hacer que cancelemos nuestra revisión anual con un profesional de la salud.

El dispositivo tiene la opción de tomar mediciones que simulan lo que un dispositivo médico pudiera tomar, pero el tener la opción tecnológica de ninguna manera suplanta al buen juicio o preparación de un ser humano que la interprete. Habra que ver el resultado de esto, pero muy probablemente veremos que los cardiologos aumentarán su trabajo debido a muchas falsas alarmas. Y no es que esté mal que Apple innove con estas funcionalidades, al contrario, si con esto se puede salvar una vida, estará más que justificado el esfuerzo, pero no debemos olvidar que si hay una pequeña posibilidad de error, siempre habrá alguien que abuse de ella.

iPhone Xs, Xs Max y Xr

Los otros dispositivos anunciados fueron actualizaciones a la familia del iPhone y en esta ocasión hubo pasos hacia adelante y varios pasos hacia atrás.

Comencemos por el iPhone Xs y Xs Max, y no es que me quiera ahorrar espacio y esfuerzo en la redacción de esta nota, pero es que la diferencia entre lo dos dispositivos es marginal y cosmética. Usualmente Apple diferenciaba sus dispositivos de mayor tamaño con alguna diferencia fisica en el dispositivo, tradicionalmente la cámara, pero en esta ocasión la única diferencia que encontrarán los compradores es una de tamaño, ya que ambos dispositivos tienen las mismas caracteristicas de Hardware y Software.

Peor aún, comparado con el iPhone X del año pasado la diferencia entre dispositivos es verdaderamente algo teórico, ya que ambos dispositivos son virtualmente iguales. Probablemente sea por eso que Apple decidió descontinuar el modelo anterior para evitar el tener que bajar precios.

Una pequeña sorpresa fue el lanzmiento del iPhone Xr la versión “economica” del iPhone X, cuyo único cambio es que la pantalla en vez de ser de OLED, es de cristal liquido… ah, y además de colores en la carcasa… dificilmente un dispositivo que podamos llamar revolucionario.

Lo que si queda en claro es que Apple ha dejado atrás la época de los botones fisicos ya que ninguno de los tres modelos presenta ningun tipo de control fisico en su parte frontal, y se espera que este sea el paradigma que Apple siga en el futuro previsible.

En resumen, queda claro que la época del teléfono celular ha quedado atrás y que el futuro al que están apostandole Apple y otras compañias como Google o Samsung es que el dispositivo por excelencia que cargaremos todos será alguno que llevemos puesto (Apple Watch), o con alguno con el que podamos interactuar de manera remota (Google Voice, Amazon Alexa).


¡Artículos 11 y 13, segundo round!

¡Artículos 11 y 13, segundo round!

El precio de la velocidad

El precio de la velocidad