El precio de la velocidad

El precio de la velocidad

En el mundo actual todos queremos estar un paso delante de lo demás, lograr ese pequeño extra que nos ponga con una pequeña ventaja y que nos dé el privilegio de ser los primeros en algo.

Desafortunadamente cuando se trata acerca de ser los primeros con un nuevo software para nuestro dispositivo, es más usual que el ser de los últimos en  llegar a la meta, nos dé el mejor resultado.

En fechas recientes, Apple lanzó al público la versión beta de sus sistemas operativos más recientes, y si bien la reacción a las mejoras prometidas fue muy buena, la experiencia y los defectos que se encontraron aquellos que decidieron probar  este software en su versión beta no fueron los mejores.

Aquellos que lo instalaron en su computadora se encontraron con que el monitor tiene a mostrar las imágenes en un tinte azul, y el WiFi deja de funcionar de manera súbita y esporádica. Aquellos que decidieron actualizar en su teléfono se encontraron con que los mensajes no funcionan correctamente y el teléfono borra aleatoriamente su libreta de direcciones, adicionalmente la vida de la batería en ambos dispositivos es significativamente menor que la habitual y esperada. Pero estoy seguro que con todas estas penurias, los que hayan instalado estas actualizaciones al sistema operativo se sentirán mejor que aquellos que hayan hecho la actualización en su Apple Watch ya que un número significativo de estos, dejó de funcionar con el nuevo sistema operativo, teniendo que ser enviados de vuelta a Apple para que este los reestablezca.

Apple dista de ser el único con problemas en su versión beta, o en sus versiones lanzadas oficialmente, recientemente Microsoft lanzó la actualización de Abril 2018 (1803) de Windows 10 que en el mejor de los casos se rehusaba a ser instalada por más que el usuario lo intentara y bloqueaba futuras actualizaciones, y más comúnmente, requería que se reinstalara por completo el sistema operativo y con ello toda la información en la computadora, esto es, asumiendo que el usuario tuviera una copia reciente de respaldo de sus datos.

Y también la plataforma Android de Google tiene sus problemas asociados a nuevas versiones de su sistema operativo, aunque estas están más acotados ya que Google solo permite la instalación de software beta en ciertos dispositivos seleccionados por Google.

En ComenBits hemos comentado que por motivos de seguridad generalmente es una buena idea tener nuestros sistemas operativos al día, pero considero pertinente el comenzar a hacer la mención de que conviene esperar un día o dos cada vez que se nos ha notificado que está disponible una actualización para asegurarnos de que no hay alguna falla critica en la actualización. Y respecto al software en versión beta, solamente habrá que instalarlo cuando lo estemos haciendo en un equipo que no sea crítico para nuestras actividades diarias.

Adicionalmente habría que mencionar que en todas las plataformas las actualizaciones de software tienden a deshabilitar el software o partes del software de terceros. Así que con mayor razón hay que ser conscientes de que una actualización podría causar problemas en nuestro día a día.

La velocidad y el deseo de ser los primeros en todo, no son necesariamente malos rasgos, pero cuando se refiere a actualizar el software en nuestros dispositivos, a veces funciona mejor ser un seguidor que un líder.

Nuevos iPhones y Apple Watch

Nuevos iPhones y Apple Watch

¿Es  la adicción a los videojuegos real?

¿Es la adicción a los videojuegos real?