Es hora de sepultar a Windows de una vez por todas...

Es hora de sepultar a Windows de una vez por todas...

¿Podrá renacer Windows como el fénix por tercera vez?... Creo que no, pero eso no es el fin de Microsoft, al contrario.

Estamos en el ocaso de uno de los grandes unificadores del planeta. Microsoft Windows, para bien o para mal, durante los últimos 30 años ha estado presente de una manera u otra en nuestra vida. Y si bien este gigante del software, está en camino de su tercer y más grandioso acto. También es probable que sea su último adiós.

W10_Laptop_Mini_Start_16x9_en-US-1.png

La mejor versión

¿Y la última?

Para todos aquellos que ya tenemos más años de los que quisiéramos confesar, Windows llegó a nuestras vidas como una interfase gráfica al venerable DOS, y en sus inicios, Windows no era más que eso, una manera amigable para no usar DOS directamente.

win31.jpg

El venerable Windows3.1

(y su mejor aplicación)

Windows_95_Front.jpg

Todo esto cambió y “mató” a Windows por primera vez en 1995, en esa ocasión por primera vez Windows dejaba de ser un accesorio para DOS y se convertía en una entidad por sí misma, atrás quedaba el emular una interfaz gráfica para los programas de DOS, y llegaba un sistema operativo moderno, independiente y listo para incorporar las tecnologías nacientes como el internet.

Mientras Windows 95 y sus sucesores comerciales tenían el dominio casi absoluto del mercado, Microsoft decidió no dormirse en sus laureles y siguió avanzando en un sistema paralelo llamado “NT”, que pocos años después mataría, por segunda ocasión el Windows que todos conocíamos introduciendo las aplicaciones Win32 y llevándonos a la era dorada de Microsoft “Windows XP”, atrás quedaba definitivamente el DOS, y ahora irónicamente era Windows el que tenía que emular al DOS para poder utilizar las aplicaciones que no habían sido actualizadas, todo el código legado de Windows 95 y posteriores pasaba a ser código obsoleto y la arquitectura de Windows XP ofrecía a los usuarios estabilidad, velocidad, compatibilidad simultánea con el hardware antiguo así como con el nuevo. Incluso hoy en día Win32 es por mucho uno de los estándares más predominantes en las computadoras actuales.

winxp.jpg

Sin embargo en los últimos 17 años, la tecnología no se ha detenido y las limitantes de Win32 son evidentes. Microsoft introdujo para Windows 8 algo llamado “Universal Windows Platform” (UWP), que es el sucesor de Win32 y sus beneficios son claros, memoria protegida, compartimentalización de aplicaciones (si una aplicación deja de funcionar, el sistema completo no se verá comprometido), aplicación generalizada de estándares y no de tecnologías propietarias de Microsoft, por mencionar unos cuantos.

Microsoft está en proceso de matar por tercera vez a Windows en pro de la adopción de Windows 10, que es por mucho el epitome de lo que Windows siempre debió haber sido, un sistema operativo moderno, flexible y seguro.

Pero hay un problema, Windows 10 a pesar de ser el sistema operativo de elección de una gran cantidad de usuarios ha encontrado muchos problemas, el primero es que debido a la tradición de Microsoft de continuar con el soporte de aplicaciones y estándares obsoletos, no ha logrado que los desarrolladores adopten UWP como la plataforma de elección, y aún hoy en día la mayor parte de las aplicaciones tienen su base en Win32

¿Por qué?

OS-Nielsen.jpg

Bueno, pues en estos últimos 17 años desde Windows XP el mundo ha cambiado mucho, y mientras que en esa época la computadora era el dispositivo por excelencia, hoy en día solo se ha convertido en un accesorio más en los hogares; y en las empresas, el principal bastión de Microsoft por muchos años, la inversión se ha enfocado en tecnologías basadas en la Web las cuales son independientes de los estándares que Microsoft podía forzar hace algunos años.

Otro cambio que ha afectado a Microsoft es que no ha sabido aprovechar su posición dominante para que los desarrolladores de software generen aplicaciones para los dispositivos móviles de Microsoft, relegando a la compañía a un muy distante tercer puesto después de iOS de Apple y Android e Google.

Y el tercer cambio, viene precisamente de Microsoft, y es que la compañía se ha reorganizado y la nueva directiva de la compañía entiende que el futuro se encuentra en estar presente de alguna manera en las tecnologías periféricas y no como el centro de interacción con los usuarios. Más aún en Marzo de 2018 Microsoft anunció que la división de Windows, la más grande de Microsoft, se integraría a la nueva división de “Experiencias y Dispositivos”, quedando relegada por primera vez dentro de la estructura de la compañía.

En las palabras de Satya Nadella, director de Microsoft:

satya-bio.png
“La tecnología digital, se encuentra en todos los lugares: Todo, cada persona, cada rincón en nuestra vida se está modificando por la tecnología digital- está pasando en nuestras casa, nuestro trabajo, en nuestros lugares de entretenimiento… Es sorprendente el pensar en el mundo como si fuera una computadora. Y creo que esa es la mejor metáfora para nosotros mientras seguimos nuestro camino.”

Y esto no es motivo de alarma, al contrario, esto nos habla de un Microsoft moderno y visionario que sabe de sus grandes habilidades dentro de las corporaciones, y si bien, su producto insignia por muchos años, ya no tendrá un papel protagonista, también asegura la permanencia y crecimiento de la compañía. También nos da la confianza y seguridad de que la competencia entre compañías del ramo tecnológico se mantenga viva y vibrante, aunque esto signifique que habrá que sepultar a Windows de una vez por todas.

Un vistazo a la tecnología asistiva

Un vistazo a la tecnología asistiva

¡¡¡El Splinternet contraataca!!!

¡¡¡El Splinternet contraataca!!!