iPhone XR- el Caballo de Troya de Apple

iPhone XR- el Caballo de Troya de Apple

Hace algunos días Apple lanzó al mercado su versión más “económica” del iPhone, el iPhone XR. Y si bien, “económico” no es un término que se asocie comúnmente con los dispositivos de Apple, también es cierto, que el que este producto cueste menos que sus contrapartes, de ninguna manera compromete al dispositivo.

Empezando por lo más evidente, encontramos que el iPhone XR está disponible en varios colores, estrategia que Apple también utilizó cuando lanzó al mercado el iPhone 5c. Aparentemente Apple gusta de dejar de manera muy clara que sus dispositivos insignia solo pueden conseguirse en diferentes tonos de blanco, negro o dorado. Mientras que sus productos más económicos son los más coloridos, solo basta regresar a la época de la iMac original, o un poco más adelante con el iPod Mini y Shuffle.

Independientemente de esto, este toque de color, de ninguna manera hace que el dispositivo se vea menos “premium” de lo que es, finalmente Apple nunca se ha reconocido por buscar tener un lugar en la gama baja. Los acabados en todos los colores disponibles son de primera, y en todos se ve una gran atención al detalle, incluso en la entrada de carga del dispositivo que es del mismo color que la del chasis. Hablando del chasis, nos encontramos la primera diferencia en comparación con el iPhone XS, y es que el chasis del iPhone XR está construido en aluminio mientras que el del iPhone XS es de acero. A la vista, la única diferencia es el acabado, mientras que el iPhone XS tiene un acabado cromado, el iPhone XR tiene un acabado anodizado mate.

iPhone_XR_Memoji_09122018.jpg

En la pantalla, encontramos una diferencia técnica más que una práctica, y es que el iPhone XR tiene una pantalla “Liquid Retina” de cristal líquido mientras que el iPhone XS tiene una pantalla OLED, pero siendo completamente rigoristas, difícilmente se puede ver la diferencia, y tienen que estar buscando detalles muy específicos para poder notar algo. En esta misma pantalla encontraremos la nueva adición y es que el iPhone XR cuenta con la misma cámara infrarroja y frontal que permite que podamos usar el reconocimiento facial para autentificarnos.

La cámara posterior sufre una modificación mínima, ya que pierde el lente de zoom trasero, mientras que el lente panorámico es el mismo que en los otros teléfonos de Apple. Esto tiene, por supuesto, sus pros y contras. Desde el punto de vista positivo, permite que las fotografías de tipo retrato puedan ser hechas desde una distancia mayor a la que permiten los teléfonos de doble cámara, obteniendo el mismo efecto. La parte negativa viene en que ahora para poder tomar fotos de objetos más lejanos tendremos que usar un zoom digital el cual es notorio en pixelizar las imágenes.

iPhone_XR_StreetShot_09122018.jpg

Dentro del teléfono encontraremos exactamente los mismos componentes que tienen los teléfonos de gama alta de Apple, y gracias a su pantalla de LCD también encontraremos que la batería será más duradera que aquellos que tengan pantalla OLED.

Como verán, las diferencias son mínimas y salvo que se necesite de la segunda cámara trasera o una pantalla más brillante, no está justificada la variación de cerca de $250 dólares entre los dos modelos. Y es por esto que creo que el iPhone XR se convertirá en el caballo de Troya de Apple convenciendo a personas con versiones anteriores del teléfono a actualizarse a esta versión, y a personas ajenas al ecosistema de Apple, les da la posibilidad de integrarse sin hacer un gasto mucho mayor.

Evento de Apple de Octubre

Evento de Apple de Octubre

iPhone XR - El Caballo de Troya de Apple